Explicación jurídica de las reivindicaciones

Acceso a la Renta de Garantía de Ingresos

La edad para acceder a la Renta de Garantía de Ingresos es de 23 años. Edad que solo es inferior si la situación es de orfandad. Entre los 21 y los 23 años estos/as jóvenes quedarían fuera de cualquier tipo de percepción quedando así truncados sus itinerarios, los cuales estaban siendo satisfactorios.

Permisos de Residencia

En relación a la autorización para conseguir la Residencia Temporal Inicial, se ha asistido a denegaciones de la misma al no haber permanecido en el centro de acogida en tutela los nueve meses exigidos y al no haber acreditado la recomendación exigida para que se conceda la autorización de la Diputación Foral de Bizkaia.

Por otro lado, se han dado denegaciones en relación a la autorización de Residencia Temporal por Circunstancias Excepcionales cuando un/a joven llega a la mayoría de edad y no es titular de autorización de Residencia. Fundamentalmente los motivos son dos: se deniega por no presentar la solicitud en los 60 días naturales o 90 días previos o posteriores a la fecha en la que se cumplen 18 años y por no contar con medios económicos suficientes que representen mensualmente el 100% del IPREM de 2016, el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, lo que en el año 2015 equivale a 532,51 euros. Por este mismo motivo también se han denegado renovaciones de los permisos de residencia. Así mismo, no se da validez a ningún informe que no sea emitido por el Servicio de Inclusión Social de la Diputación Foral de Bizkaia. Esto hace que un informe social emitido por las entidades para acreditar la cuantía a disponer quede invalidado y represente una traba más hacia la renovación.

Acceso a la formación

Con la nueva Orden que regula en la Comunidad Autónoma de Euskadi el acceso a la Formación Profesional Básica por exigencia del Ministerio de Educación de Madrid, los/as jóvenes con 17 años que cumplan 18 durante el año de comienzo del curso (desestimando la ampliación hasta los 18 años que hace el Decreto de Madrid) no pueden matricularse en estos programas. No hay ningún otro programa que pueda responder a las necesidades de capacitación técnica y ciudadana, intervención y acompañamiento de este colectivo.

Por otro lado, los plazos de matriculación de los programas de Formación Profesional Básica restringen la entrada de nuevos/as alumnos/as al periodo de mayo a septiembre del año de comienzo de curso, sin considerar situaciones de las personas recién llegadas. Estas dificultades en el acceso a los recursos formativos obliga a que los/as jóvenes intenten acceder a recursos formativosdel sistema de Formación para el Empleo que no responde de ninguna manera (en objetivos, requisitos de acceso a los programas, titulación, contenidos, duración...) a las necesidades de los/as jóvenes inmigrantes con apenas conocimientos del idioma y sin referencia adulta alguna en nuestro entorno.

Asistencia sanitaria universal

Para que se reconozca la asistencia sanitaria, universal y gratuita de estos/as jóvenes, se pide un año de empadronamiento en la CAPV y no se tiene en cuenta la llegada real de los/as jóvenes a la CAPV ya que únicamente se mira el empadronamiento. Sólo se atiende en casos de urgencia y es habitual el cobro por atención sanitaria en caso de que ésta no esté reconocida. Las entidades asisten a dificultades especiales a la hora de la atención de los/ as jóvenes como mayores de edad que salen de centros de menores con problemas de salud mental.

AEIS

Es necesario evidenciar la situación de especial vulnerabilidad en la que los/as jóvenes de edades entre los 21 y 23 años están quedando a tenor de la duración máxima de la percepción de la ayuda especial para la inclusión social, 30 meses, recogida en el Decreto Foral. Durante esos periodos no cuentan con ninguna ayuda (sólo podrían acceder a las ayudas de emergencia del municipio en el que estuvieran empadronados/as, sujetas a presupuestos y requisitos municipales y temporalidad dispar por municipio) dificultando a su vez la renovación de los Permisos de Residencia, por no poder justificar medios de vida suficientes.

Existen dificultades para pedir la AEIS si hay un corte de unos meses entre el padrón del centro y el nuevo padrón. La norma establece que tienen que justificar 30 meses de padrón. Si han sido beneficiarios/as de Mundutik Mundura o si en los seis meses anteriores de la solicitud han estado en infancia, tutelados/as por la DFB, con acreditar 6 meses de padrón es suficiente. En los casos en los que no ha habido corte, deben acreditar 30 meses, sin tener en cuenta las circunstancias iniciales por las que se concedió.

Estas cuestiones afectan también al acceso a una vivienda digna ya que existen dificultades por el hecho de que solo pueda haber dos perceptores/ as de la AEI por vivienda. Además, resulta desproporcionada la sanción de un año sin poder percibir la AEI por motivo de expulsión del programa Mundutik Mundura. Por último, es conveniente destacar que desde mayo de 2016, cuando salen del recurso residencial por fin de proceso, en 15 días hay que notificar el cambio de dirección en servicios sociales y hacer una nueva solicitud de la ayuda. De lo contrario, se les suspende hasta que no entreguen la nueva solicitud aunque ese tiempo esté recogido en la orden foral que se emite.